20 may. 2009

¿qué pinta amando? (Manuel M. Romón)



Solás

Año 2004. Acrílicos sobre tela, 114 x 114 cm

colección A. T. Redondela (Pontevedra)
reproducido en el catálogo Cármenes.


¿qué pinta amando?

no sé por qué pero creo que ésta es una pregunta para la
que seguramente hay muchas respuestas posibles. una si la
diera rai iglesias. otra si la diera un crítico de arte. otra si la
diera otro. e incluso otra si la diera yo. pero no es el caso.
de primeras salta a la vista lo de amando sin segundo. cualquiera
diría que esto ya es una declaración de principios en
si misma. amando como leonardo. como buonarroti. como
rafael. y no obstante no.
la suya no es una pintura discursiva. sino más bien exaltada.
o quizá mejor con vocación de tal. porque los espacios abiertos
que sin duda dejan entrever todos sus cuadros parecen no
querer atravesar (a la manera de alicia) el telón del lienzo.
pero no perdamos la perspectiva.
pienso que la pintura plana de amando (ésa que se aventura
con cautela por entre el follaje y a través de las estrellas)
muestra paisajes románticos devastados. imágenes
evocadoras y al mismo tiempo ensimismadas. es difícil perderse
en éllas porque es difícil entrar en éllas. expresan un
grito inaudible. o una bofetada.
estamos en el fin de la modernidad y quizá sea de eso de
lo que nos habla el artista. del lugar extremo. de la disolución.
del silencio. y por eso la historia (aquello que hace
comprensible el relato) está aquí desvaída. porque así debe
ser. y porque amando (socialista utópico donde los haya) es
de los que creen (aunque él no lo crea) que la naturaleza
(con n mayúscula) es por fuerza redentora. sin saberlo (como
todos) amando hace su particular lectura de la biografía del
mundo a la luz de su propia biografía. o debería decir mejor
de su propia infancia.
puede pues que no estuviese de más afrontar los cuadros
de amando con una mirada ingenua. incluso naïf. con una
mirada que nos ayude a ver (por detrás del velo distanciador
que nos impone –y que se impone- el artista) esos universos
íntimos a los que amando alude y que el pintor (por
pudor o por miedo) elude.

Manuel María Romón

Texto en el catálogo de la exposición Cármenes; sala Deputación Pronvincial Ourense, 2005.

No hay comentarios: